EL «PERO» COMO EL REY DE LA INCONGRUENCIA

qode interactive strata

EL «PERO» COMO EL REY DE LA INCONGRUENCIA

 

Desde la Bioneuroemocion® y a través de la PNL entre otras conocemos muy bien la incongruencia en el  lenguaje que se usa habitualmente en consulta, pues muy rara vez nos encontramos con clientes que son congruentes. Si definimos la congruencia básicamente es un estado de unión entre la mente y el cuerpo. Somos congruentes cuando todas nuestras creencias internas, nuestras estrategias y nuestra conducta están totalmente dirigidas hacia la consecución de un objetivo deseado. Cuando lo que hacemos o pensamos, es veraz tiene equilibrio, coherencia y sinceridad, entonces, generamos esa sensación interna necesaria para impulsarnos hacia cualquier objetivo o proyecto.

Sin embargo lo opuesto a Congruencia es Incongruencia que es un estado de división interior de indiferencia y pasividad. Cuando nuestras conductas, pensamientos y creencias se contradicen entre sí, esta lucha interna causa bajo rendimiento en el trabajo, en las relaciones personales, no hay energía ni dirección para conseguir un objetivo.

En Bioneuroemocion® trabajamos con tres niveles de incongruencia, estas nos dan pistas extraordinarias para llegar a  la historia que hay detrás de la historia que nos cuenta nuestro cliente, estamos atentos a las dobles señales que emiten cuando dicen si pero su corporalidad dice no.

INCONGRUENCIA SIMULTÁNEA

El tono de nuestras palabras y el lenguaje de nuestro cuerpo marcan nuestra comunicación más allá de nuestro lenguaje. Quien no ha hecho un regalo alguna vez y cuando este lo abre expresa “¡me encanta!”, pero su tono de voz es muy bajo y su cara no expresa nada en absoluto, sabemos que sus palabras con concuerdan con su mensaje y comprendemos realmente lo que está pensando, que no le encanta para nada.

INCONGRUENCIA SECUENCIAL

Cuando expresamos algo y luego hacemos justo lo contrario. Es como si existiesen dos yoes distintos, uno realiza una acción y otro hace la opuesta. Esta es muy común, cuando alguien nos promete hacer algo y luego no lo cumple.

INCONGRUENCIA DEL LENGUAJE 

El “PERO” como la gran palabra de incongruencia, el “PERO” es una conjunción adversativa y tal como acostumbramos a usarla tiene un efecto de anular lo pronunciado con anterioridad al igual que el “SIN EMBARGO”.

Frases típicas que usamos en nuestra vida cotidiana donde interviene el “PERO”.

·         Te quiero” PERO” no estoy preparado para una relación.

·         Estamos realmente satisfechos con su trabajo “PERO” no podemos pagar su salario.

Estos son algunos ejemplos de cómo un PERO anula completamente lo que era o podría haber sido y realmente no es. Es un autentico borrador universal y dinamita todas las representaciones internas que hemos estructurado antes de haberlo pronunciado.

Abogo por añadir las conjunciones  “AUNQUE” e “Y” es una pequeña y sutil diferencia que en ningún momento corta la sintonía, si no que une los dos conceptos, sin cancelar ninguno de ellos. Cuando sustituimos el “PERO” por el “Y” o “AUNQUE”,  invertimos el efecto del “PERO” de una manera sutil y equilibrada, es una poderosa técnica de cambio en nuestro lenguaje y en nuestra estructura profunda.

Cuando identificamos alguna afirmación cuya experiencia es positiva al incluir el PERO queda totalmente perjudicada.

Ejemplo: me encantaría estudiar derecho “PERO” a mi edad es muy difícil.

Cambiamos el pero por “AUNQUE”,

Ejemplo: me encantaría estudiar derecho “AUNQUE” a mi edad es muy difícil.

Veras que tu atención se desplaza hacia un centro de atención positivo a la par que satisface la necesidad de mantener una perspectiva equilibrada.

Si eres un adicto al “PERO” y, eres incapaz de sustituirlo, te recomiendo que construyas tus frases con el efecto inverso.

Ejemplo:  a mi edad es muy difícil, «PERO», me encantaría estudiar derecho.

En este caso, lo que hacemos es usar la idea negativa en primer lugar y, usamos el «PERO» para unir a la parte positiva, ya que, el ser humano siempre tiende a quedarse con la última idea final.

Si eres un adict@ al “PERO”, usa esta técnica, cambia este tipo de patrón y veras el poder que tiene.

En el Poder de la palabra Robert Dilts, dice;

 “Las palabras no tan sólo representan nuestra experiencia, sino que, a menudo, la «encuadran». Y lo hacen mostrando en primer plano ciertos aspectos de la experiencia y dejando otros en la sombra.”.

Fuente;

Programación Neurolingüística Vol.1  Richard Brandler.

Enric Corbera Institute®

No Comments

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR