ERES COHERENTE?

ERES COHERENTE?

A menudo cuando tenemos que tomar grandes decisiones, siempre nos basamos en lo que nos dice la mente, y todas las razones que nos puede proporcionar la mente están estructuradas en el miedo, la pérdida y el juicio.

¿COHERENCIA EMOCIONAL?

Coherencia emocional es un estado de congruencia en el que  todos nuestros sistemas biológicos (respiración, digestión, respuesta hormonal e inmune…) están trabajando conjuntamente en armonía, en sincronía con el corazón.

Pero en nuestro día a día vivimos muchas situaciones que nos pueden hacer difícil conseguir ese estado de congruencia; de hecho, es muy frecuente estar en situaciones de conflicto que afectan a nuestra nutrición emocional y cómo las vivimos repercute sobre nuestra salud.

¿DISONANCIA COGNITIVA?

En psicología, el concepto de disonancia cognitiva hace referencia a la tensión o desarmonía interna del sistema de ideas, creencias y emociones que percibe una persona al mantener al mismo tiempo dos pensamientos que están en conflicto, o un comportamiento que entra en conflicto con sus creencias. Es decir, la percepción de incompatibilidad de dos pensamientos  simultáneos, que además pueden impactar sobre sus actitudes. Dicho de otro modo, cuando lo que decimos, pensamos, sentimos y hacemos no están alineados…¿¿TE SUENA DE ALGO??

¿COMO ME AFECTA?

La disonancia cognitiva nos afecta a un nivel profundo en la psiquis y esto tiene también repercusiones en nuestro organismo. De la misma  forma que  las emociones positivas activan cierto circuito neurohormonal que nos protege mejorando nuestra inmunidad, fuerza y autoconfianza, la disonancia cognitiva activa otras rutas bioquímicas que afectan a nuestra salud porque el organismo actúa como si estuviese en una situación de estrés crónico. Se ponen en marcha circuitos de alerta que liberan determinadas sustancias como el cortisol, la DHEA (dehidroepiandrosterona) y citoquinas proinflamatorias (factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α), interleucina (IL-6 e IL-1) que son producidas por las células de la respuesta inmunológica, como los linfocitos y macrófagos.  Todo esto actúa sobre nuestros sistemas de defensa desestabilizándolos y haciéndonos más vulnerables a todo tipo de enfermedades, entre ellas el cáncer.

INCOHERENCIA EMOCIONAL!! EJEMPLOS!!

  1. EN EL TRABAJO.

Desesperado con tu trabajo, donde no te sientes realizado, donde tus funciones y responsabilidades, se alejan bastante de lo que habías soñado para tu vida laboral. Te levantas cada día y te diriges como un zombi al mismo centro de trabajo, sientes que tienes que dejarlo, te dices si no lo hago no seré feliz. Pero lo justificas con frases como; ahora con la crisis no es el momento, no voy a tener oportunidades en ese sector, si dejo este empleo en el nuevo me pueden despedir, voy a perder mi antigüedad, más vale malo conocido que bueno por conocer. YO TE DIGO, SE COHERENTE, escucha a tu corazón y todo irá bien.

  1. EN LA PAREJA.

Cansad@ de tu matrimonio, 10 años, 2 hijos y no funciona, sientes que no es lo que esperabas realmente, creías que el matrimonio era otra cosa o, simplemente tu pareja ya no te aporta nada. Sientes que has de dejar marchar esa relación que ya no aporta nada a tu vida. Tu corazón te pide a gritos que continúes por una nueva senda, sin embargo tu cerebro te dice, es el padre/madre de tus hijos, o, como voy a subsistir sin el/ella. YO TE DIGO, SE COHERENTE, escucha a tu corazón y todo irá bien.

  1. RELACIONES INTERPERSONALES.

Estas harto de tu egoísta “amigo”, que no deja de pedirte favores una y otra vez, hoy te dice por 5 vez consecutiva ¿puedes recoger a mis hijos del colegio?, es que tengo una reunión, y tú los recoges. Realmente sientes que no debes recogerlos, porque tú tienes hijos ya, o simplemente estas harto de la cara dura de tu amigo. Tu corazón te está diciendo que no lo hagas, pero tu cerebro te dice hazlo porque lo mismo se enfada, que va a pensar de ti. SE COHERENTE.

ESCUCHANDO AL CORAZON!!

Hemos de seguir al cerebro del corazón, hemos de hacer aquello que pensamos y sentimos, porque esa es la verdadera inteligencia emocional, ante una situación donde hemos de tomar una decisión, sentimos un impulso, una fuerza es como una voz interior que nos dice lo que realmente hemos de hacer, esto es muy veloz y se desvanece rápidamente, esa es la famosa llamada del corazón. Ese impulso del corazón que dura un instante es enviado al cerebro entonces es cuando este empieza a razonar y analizar la situación, y siempre lo hará desde el miedo, con temor a no ser aceptado, a no ser reconocido, temor a la perdida y una larguísima lista.

La verdadera coherencia es la que nos lleva a un estado de paz interior, aquella que nos aporta la estabilidad, la que nos hace sentir bien con nosotros mismos, la que hace que vayamos ligeros de equipaje. Cuando eliges tomar la decisión desde el corazón, sabes que sabes es cuando eliges y tienes la certeza de que has tomado la decisión correcta, pase lo que pase y caiga quien caiga, eso  solo se puede hacer desde el corazón, porque este, tiene razones que la mente no puede comprender.

COMO SER MÁS COHERENTES.

Ver las experiencias de la vida, lo que pasa a nuestro alrededor en el mundo, nuestras relaciones, nuestra economía, nuestra salud a través del corazón, porque el corazón te va a decir, si, esto es lo que ha sucedido, sin decir que es bueno o malo, correcto o equivocado, cuando tenemos estas experiencias de juicio estamos en nuestra mente. Pero la unión de mente y corazón, es lo que nos da el poder para crear y la manera que te dicen que podemos transcender e ir mas allá de los juicios que emitimos.

Cuando algo se cruza en nuestro camino y nos causa dolor, la primera reacción es apartarnos de ello, decir, “No lo quiero”entonces es cuando el juicio hace su aparición. Si cuando alguien o circunstancia nos hace daño, podemos aceptar la experiencia, no significa esto que nos guste, o que queramos que se repita, pero las civilizaciones más antiguas dicen que deberíamos bendecir esa experiencia. Lo sé, esto suena extraño, bendecir algo que te hace daño.

Sin embargo cuando comenzamos a bendecir aquello que nos hace daño, esa bendición es simplemente el reconocimiento, cuando bendices a la persona que te hace daño, “ Bendigo a esta persona” y lo haces una y otra vez, la expresión verbal lo que hace es que eleva la energía física desde el corazón y la reparte por todo el cuerpo, esta bendición es la que alivia la carga del juicio solo por un momento, y este, es lo único que necesitamos, porque durante apenas ese momento en el que nos liberamos de la carga, podemos sustituir el dolor por otra cosa.

En lugar de juzgar las experiencias que nos suceden, podemos ver esa experiencia como una bendición, y cuando nos hace daño de nuevo, decimos otra vez; “ Me siento herido” de manera que en primer lugar lo reconocemos, en segundo lugar, ¿ qué es lo que este dolor me está diciendo? ¿ qué voz estoy oyendo ? ¿ qué me está diciendo acerca de mi vida ? y bendecimos ese dolor ahora que nos está dando información sobre nosotros, cuando tenemos esa experiencia es mucho más fácil que pensamiento emoción y sentimiento se conviertan en una sola cosa y podamos así, mover esa montaña que se cruza en nuestro camino.

EN CONSULTA

Cuando una persona viene a una consulta en BNE, a tratar bien sea un síntoma físico o un conflicto, sabemos siempre que en su vida existe una incoherencia en relación al conflicto que quiere tratar. Sabemos que estamos delante de un trauma o una situación de estrés, que es provocada por una incoherencia en la toma de decisiones. Lo que hacemos es que nuestro cliente tome consciencia de su incoherencia, y a través de la toma de conciencia, se ponga en coherencia nuevamente. Que tome las decisiones desde el corazón, y así alinee pensamiento, sentimiento y emoción.

Cuando ocurre esto, cuando retomamos nuestra coherencia emocional, cuando dejamos de juzgar las decisiones que tomamos,  las experiencias vividas del pasado, cuando dejamos de juzgarnos y culparnos a nosotros mismos, sabemos que el conflicto que estuvo allí durante años, el que rigió nuestra vida, ya no esta, no es que hayamos cambiado los hechos, -porque los hechos no se pueden cambiar- si no, que hemos cambiado nuestra forma de verlos, nuestra percepción sobre ellos. Porque cuando pensamiento, sentimiento y emoción se convierten en uno, literalmente podemos cambiar la sustancia de la que esta hecha nuestro mundo.

Fuentes, Enric Corbera Institute®. Gregg Braden, “El ojo único del corazón”. Leon Festiger, ” A theory of cognitive dissonance”

José Antonio Rodríguez. Acompañante en Bioneuroemocion®

No Comments

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR